¨Me reflejo en otras pupilas. Me someto a las igualdades subjetivas de las miradas diferentes...¨

Sortilegios cotidianos

lunes, 22 de junio de 2009

En el fondo...


En el fondo de la verdad el ser humano disfruta del sufrimiento ajeno.

Son características profundas y socialmente ocultas en la perversidad de los hombres.

Es saberse fuerte al no ser alcanzado o poseído por ese dolor.

La compasión es una máscarada que disimula el deseo de distancia o la repulsión al fracaso.

En el fondo de la verdad el ser humano ¨huye¨ del sufrimiento ajeno.

De la mano vacía pidiendo monedas.

Del frío azul del linyera del colchón sobre la calle.

Del diagnóstico médico de lo definitivo.

De la mujer del corazón roto desparramando los pedazos abiertos.

Del recuerdo profundo del amor y del olvido.

En el fondo de la verdad, el hombre decide borrar las huellas de fuego que han marcado  su vida.

Por miedo a sentir el propio miedo a sentir.


6 comentarios:

Beatriz dijo...

Tu texto dice una gran verdad, al menos asi lo creo. Me gusto mucho porque remite a lo que todos sabemos pero no decimos.
Besos
Bea

Szarlotka dijo...

Coni, ¡pavada de debate que planteaste!
La frase con que abrís el poema es realmente fuerte. En lo personal, tal vez porque soy optimista y bastante ingenua, me niego a creer que la gente disfrute con el sufrimiento ajeno (y eso que he tenido malas experiencias). Sí pienso que el ser humano es individualista, y que las personas más poderosas suelen ser las menos compasivas.
No creo en esa perversidad que mencionás. Sí creo que muchas veces lastimamos sin querer, por incapacidad, por ignorancia, por estupidez, y el abanico sigue...
Creo que lo que describís, más que por el miedo a sentir, pasa por la indiferencia (del mundo que es sordo y es mudo).
Y aunque "en el fondo" es muy triste, siempre es un placer leerte.
Un beso

Nanu dijo...

Coni creo que diste en la tecla. Creo que vivimos en un mundo complejo y como dice Szarlotka lleno de indiferencia. Es verdad que el propio miedo ahuyenta: nada más nombrar la palabra cáncer y la mitad de la gente senatada a una mesa se para y se va, o da vuelta la cara. Pero, supongo, que no todo está perdido, y que se puede tener al lado a gente que no de vuelta la cara ni se sienta más fuerte con el sufrimiento ajeno.

Besos Muchos

Coni Salgado dijo...

gracias Bea, Szarlotka y Nadu...

yo se que algunas personas se dejan el corazón en esa mano abierta pidiendo monedas y en otras situaciones, pero tambíen está establecido en un porcentaje bastante alto de la humanidad, que el miedo a sentir o a involucrarse con el dolor ajeno, austa y mejor que no me toque.
Y el disfrute tan cruel que planteo, cabe en ese lugar del inconsciente en donde el ser humano piensa muy intimamente : ¨uy que alivio que no me toca a mí¨, o ¨ sigamos caminando y hagamos como que no lo vemos, o ¨dejála, no le hagas caso, está loca le rompieron el corazón¨, o ¨ cuidado apurate y no te acerques al linyera tapado con las mantas¨o ¨uy no me digas que esta por morir, voy a ver si paso a vistarlo¨ y así otras cuestiones...
Pero gente de la valiente, de la que se involucra, de la maravillosa, siempre habrá, por suerte, por ellas el mundo sigue girando y valiendo la pena...
Bueno, mas larga mi aclaración que el texto
gracias por pasar... besitos a las tres

Anónimo dijo...

usted lo conoce a SGB?

Coni Salgado dijo...

estimado anónimo, no entendí... o imagino a que podría referirse, pero sigo sin entender el fin o motivo de su pregunta... dado que no es claro y que no se quién es usted, perdón

Me leen...