¨Me reflejo en otras pupilas. Me someto a las igualdades subjetivas de las miradas diferentes...¨

Sortilegios cotidianos

miércoles, 18 de febrero de 2009

Las Marías

Cuando el tren se detuvo, el par de botas de cuero polvorientas asomaron por sobre el humo asfixiante del terraplen. El ultímo chifilido del silbato insinuó terminante el arranque de la máquina de plomo, que vaporosa se perdía en el horizonte desteñido por el atardecer en sepia. 
 Isabella, apoyó la valija pesada junto a su figura delgada, casi extraída de una pintura de Monet. Pero el cuadro cobro movimiento cuando el viento voló su capelina en un parpadeo vertical y la perdió entre las vuelteretas huracanadas del aire.
 En la tierra áspera y extraña, la lejanía del pasado se hacía evidente y la quietud de la estación rozaba acaso la melancolía de la ausencia y el tinte oscuro de la carbonilla en un suspiro profundo.
La sequía de palabras hacía eco en el silencio del paisaje, que recortado se enmarcaba entre bancos de madera y cantos rodados. El perfume del sol parecía conjugarse entremezclado al de la pureza de la sierra a un paso.
Isabella esperaba con la vista fija, pero sus ojos carecían de particularidad direccional.
No se veía a la redonda más que la tierra fundirse con el cielo, imantarse en el fin del mundo. Ningún rastro de bienvenida. 
Ningún transeunte esperando en el andén.

4 comentarios:

Beatriz dijo...

¡Bellisimo texto! Desde el principio al final lo vi todo.
Saluditos.
Beatriz

Cris dijo...

Me gustó el texto y me gustó que el personaje se llamara Isabella, como mi nieta.
Felicitaciones por ser seleccionada para la antología "Voces de ausencia".

Secta dijo...

Muy bueno, llegaste al punto de pintar con palabras...

Carla dijo...

Maravilloso texto! te felicito!

Me leen...