¨Me reflejo en otras pupilas. Me someto a las igualdades subjetivas de las miradas diferentes...¨

Sortilegios cotidianos

viernes, 28 de noviembre de 2008

Poesía de la tristeza

Un día encontré una tristeza. Avanzaba río abajo entre las piedras grises del abismo sur.
Me dijo que era en vano caminar en direcciones opuestas. Que me callara, que mis palabras sabian a menta y mis ojos a fuego.
Me tendió una mano falsa y un puñado de verdad a secas.
Me escupió los sueños y me hecho en cara el haberle dado vida.
Me reclamó los días de vuelo y el amor invertido y me contó que su destino no sabe otra cosa más que eso...
Me abandono de esa extraña forma en la que las tristezas saben decir adiós.
Nunca supe cuando ni como se fue, ni siquiera si se ha ido, porque de a ratos me inunda las alas y me vence la boca.
Y por momentos me abandona en su tortura oculta para dejarme caer una y otra vez.
Un día me encontré una tristeza, tenía nombre azul y ojos almendrados y voz gruesa y la poesía entre las manos de hombre de palabra noble. Y dío luz a mi vida.
Tal vez haya ido río abajo. No puedo saberlo, no me lo dijo, se fue así como las tristezas, sin decir adiós.
Ahora mi luna, llora cada noche por no verla sonreír.

3 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

Que tristeza la tristeza y con esos adioses de bienvenida y sus colores en blues pero a veces de extraña melodía.
Qué estado este que contás. Hasta se te puede ver diciendo. Así de ese modo me llego a mí.
Hablando de "se te puede ver": ayer se te extrañó. Te perdiste una reunión formidable. De mucha alegría y hermosa gente, como siempre. Ya habrá otras y ojalá como la de ayer.

Un abrazo.

Sandra DOvidio dijo...

coni, estuve nadando en tus palabras, hacía mucho que no me zambullía en tu blog. Y todo me gusta y me llega como siempre, muy profundo. Me encantaron tus fotos del tiempo.
besitos Sandra

**VaNe** dijo...

"me inunda las alas y me vence la boca."
Hermosísimo Coni, como siempre...

Me leen...