¨Me reflejo en otras pupilas. Me someto a las igualdades subjetivas de las miradas diferentes...¨

Sortilegios cotidianos

lunes, 10 de septiembre de 2007

Aprendizaje

a Tomy R., por enseñarme tanto...


Llegaste y llorabas, así durante un mes. Día tras día la misma escena reptetida. Mis palabras gemelas. Tu chupete inocente, necesario hasta las lágrimas. Tu miedo. Mi miedo. La angustia compartida, la seguridad transitada de que solo permaneceríamos así por un tiempo, que pasaría, porque todo pasa.
La leche tibia y las manos calentitas de tu niñez. Tu mirada succionando aullidos, desconfianza, extrema necesidad de abandonarlo todo.
Pero las pruebas siempre son de fuego, es la única forma en que se aprende. Las marcas, a pesar de la distancia, siguen intactas, el vínculo crece a través de los años, en la memoria. Aunque hace rato, otra maestra te ofrece las acuarelas, mientras yo te pinto en el recuerdo y te dibujo el brillo en los ojos de una foto añeja, exausta de colores.
El cuento que te cuento tiene final feliz, porque un día juntamos toda la sal desparramada, y nos dedicamosa a otra cosa. A jugar, a encontrarle el sentido a la música, a las huellas digitales, a la risa. Nos dimos cuenta de que el cielo es amplio y las nubes bajas. Y que aunque es gris, hasta la lluvia cae linda sobre el pasto. Descubrimos que la vida no se planea, se impone con cada hoja que se desprende. Que no se deja para mañana lo que puede amarse hoy. Que se crece de dos, de a tres, de a mil, pero nunca solo. Que se toma y se da, se da y se toma y la ecuación de esta manera significa el exito asegurado al respeto mutuo, a la grandeza y sus consecuencias de raíces firmes.
Porque uno aprende,que la felicidad no se enseña en ninguna parte, se construye en cada abrazo, en uno mismo,en una mirada con palabras que sobran y silencios que faltan; en un segundo que se esfuma en un pestaneo cómplice.
Porque el triunfo del crecimiento se desliza en cada gesto, se esconde, se abruma y se acompaña a través de la confianza y de la pertenencia.
Porque la alegría no es eterna, como los ensayos inevitables sin control del apropiarse de las cosas para ver, para ser, para estar, para palpar todos y cada uno de los descubrimientos posibles...
Porque aprender, se aprende volando, lejos , alto, juntos.
Primero un paso, y casi nos caemos, dos, tres, y ya nadie podrá con tu desafio interminable, con mi orgullo sin retorno.
Porque me enseñaste mas de lo que yo podía transmitirte. Porque ser maestra cobró sentido verdadero al verte adquirir eslabones de superación, libertades de espesa tempera y trazos de tranparencia en el cristal de tu mirada.
Porque el susto de aquella mañana de febrero en que nos conocimos, se esfumo el día en que pronunciaste por primera vez mi nombre y corriste a mis brazos.
Porque andarás ahora,construyendo sueños y conquistando almas y llevando mi bandera.
Porque el reencuentro tiene las puertas abiertas en el tiempo.
Porque no existen escuelas para la vida, porque quizás, ella misma, sea el cuaderno de ejercicios, de pruebas, de notas, de ilimitado arte expresionista...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Coni: se me paralizó el corazón cuando leí esto. Me siento parte de esta historia y feliz por vos, porque lograste con tu forma de ser dejar huellas en la vida de Tomy y permitirle crecer, avanzar y ser alguien en el mundo.
Gracias por compartir tanto conmigo y ser una persona maravillosa. te quiero mucho Pau

Sandra DOvidio dijo...

Coni, me saltaron unas cuantas lagrimas y ya sabes porque. Este texto es hermoso.
besitos Sandra

Me leen...