¨Me reflejo en otras pupilas. Me someto a las igualdades subjetivas de las miradas diferentes...¨

Sortilegios cotidianos

viernes, 17 de abril de 2009

Carta de Renuncia


Querida Renuncia:


Renuncio a vos. Sí, a todas las derivaciones que de tu palabra sean extraídas. Renuncio a renunciar. A decir ¨no¨ a todo aquello que nadie puede asegurar imposible. Renuncio a abandonar lo empezado. A dejar por  la mitad lo que todavía está por venir. Renuncio al texto de media hoja. A la medialuna partida. Al café sin revolver. Renuncio a la duda. A la entrada al cine sin sacar y al museo de pasillos ausentes. Renuncio a caminar sin avanzar un paso. A dejar la cabeza gacha cuando alguien se equivoca. Renuncio a la memoria y al olvido. A lo absurdo del protocolo. Renuncio a los espacios sin sentido y a los momentos que no brillan. Renuncio a creer que seremos uno. A dos también. Renuncio a una impresora sin funcionar y a un escrito sin editor. A la sala vacía, a los sueños encerrados  por candados sin claves. Renuncio al liencillo en blanco y al subte lleno de gente. Renuncio al silencio. Al vacío de vos. A  dejar en otras manos lo que las mías todavía acarician con ternura. Renuncio a renunciar. Sí. A pensar que las cosas deben aceptarse según las palabras de los hombres y no de sus acciones. Renuncio a la lengua oral. A las habladurías y a los hablantes. A los dueños de la verba y a los pobres de la tinta. A los magos, a los zorros, y a los necios. Renuncio al amor a primera vista que nada sabe de terceras, cuartas, quintas y miles de vistas de amor más. Renuncio al amor sin amor. Al beso sin ruido y a la piel sin taquicardia. Renuncio a creer que hay que creer en todo. Renuncio a entregar lo que uno más atesora. A no luchar por ideales. Renuncio a la gente que dice ¨No podrás¨. A aquella otra que enuncia convincente lo que habrá o no habrá de ser. Renuncio a los horóscopos y a los chantas. Renuncio a la torta de cumpleaños sin velitas y a los chocolates sin almendras. Renuncio a quién no tiende una mano y a quién no mira a los ojos. A quien ignora al mendigo  y a quien no ama a los niños.  Renuncio al erúdito y al distraído. Al héroe y al fracasado. A los polos opuestos y a las generalizaciones. Renuncio a las creencias urbanas y a las leyendas de pasión. A los mitos sin origen y a la psicología barata. Renuncio a la literatura rosa y a los fragmentos anónimos. A los muros de la ignorancia y a los vicios de escritor. Al primer capítulo y a la novela en tres tomos. A los textos condensados en forma de bloque y a las palabras sueltas. Renuncio a las llaves que no giran y a la sangre cuando se derrama invisible sobre los indefensos. A los discursos, a las figuritas repetidas y a los fánaticos de la obviedad. Renuncio a los santuarios de la nada y a los milagrosos del espanto. A lo falaz del mundo y a lo fugaz de la humanidad. Al oro que no luce y al barro que no ensucia. Renuncio a renunciar. Renuncio.


                                                                   Constancia

9 comentarios:

Coni Salgado dijo...

Si llegaste hasta aquí y leíste este TEXTO LADRILLO EN BLOQUE , te digo GRACIAS!!!

Este tipo de texto es poco comercial.
Ahuyenta al lector principiante y espanta al asiduo!

Si lo leíste todo!!!! FELICITACIONES!!!!
TE HAS GANADO UNA CAFETERA ELÉCTRICA!!!

Agostina Cánova Kuessner dijo...

YO YO YOOOOOO QUIERO MI CAFETERA SISISI
no soy del tipo de lector que se apabulla con un "texto ladrillo", de hecho me cuesta mucho no escribir así. Será que tengo complejo de pared..
Ya para la quinta oración, no sé si era tu intención, pero tuve que leerlo como si fuera un grito a los cuatro vientos, un reproche a la humanidad entera. El texto escrito así genera un movimiento en el cual es imposible no ganar cierta velocidad en la lectura, por eso me gusto mucho.
Al margen que tiene sus guiños interesantes, cuasi cómicos..
"Renuncio al amor a primera vista que nada sabe de terceras, cuartas, quintas y miles de vistas de amor más", por ejemplo...
Saludos!

Adrianina dijo...

Hola Coni: Este texto me pareció maravilloso. Al leerlo se me presento la pintura "El grito" de Munch.
Ese renunciar constante no es una negación del pasado, sino que es una corrección del futuro. Excelente.
Un beso

Coni Salgado dijo...

Agostina y Adrianina:
Hola!
Gracias a las dos por los mensajitos!
A ver cuando hacemos la entrega de las cafeteras! Ja!

Realmente gracias por leer el texto, y por comentarlo!

Tal vez, y siguiendo la idea de El grito ! pueda realizar muchos más textos en forma de ladrillo
Tal vez estoy atravesando como Agos el complejo de pared...

quizás pueda realizar una muestra mural que se llame
THE WALL TEXT o simplemente THE WALL ( anque aquí habría plagio)

y en inglés para que tenga más onda!
Aunque La Pared, en mi idioma, puede ser una buena opción!
Bueno, ya estoy divagando!
GRACIAS a las dos por leerme!
Abrazos!!!

Henry dijo...

Qué fuerza da renunciar a lo que nos contamina. Muy bueno, y gracias por el café.

Saludos.

Coni Salgado dijo...

Gracias a vos Hernán!!! por pasar!!!

Nanu dijo...

Coni yo también reclamo una cafetera.


Igual vale muchísimo la pena leerse un texto en bloqu si una va leer un texto de esta calidad, esta poesía, esta capacidad de lucha


me encantó

besotes

Coni Salgado dijo...

Nadu! Se agotaron las cafeteras de la promoción!!!

Un Capuccino está bien?

besos
Coni

Coni Salgado dijo...

me olvidé de algo Nadu!
Gracias por leer todo el ladrillo!!! y por el comentario!!!

Me leen...