¨Me reflejo en otras pupilas. Me someto a las igualdades subjetivas de las miradas diferentes...¨

Sortilegios cotidianos

lunes, 26 de mayo de 2008

El río

Valle del Limay, febrero de 2008



Un río aguamarina y transparente me atraviesa. Los rápidos salpican con sonido mágico a gotas y piden cambios de esperanza que el caudal generoso no tardará en traer. La casa está lejana todavía, apenas puede vislumbrarse entre las montañas el humo de una chimenea, la ladera imponente rodeando la imagen, los troncos de leña seca apilados junto al fuego.
La puerta abierta al mundo y el olor intenso a café suave...
Habrá piedras, cáscadas, precipicios, árboles altos de troncos huecos y olor profundo a madera recien cortada. El paisaje parece detenido, sin embargo puede observarse lento el movimiento de las nubes, y los primeros rayos de sol asomando sobre la parte superior de la hoja. La luz cálida filtrando en las pupilas miel del hombre ausente y tan protagonista.
El cauce del agua astillando el iris de los ojos de un turquesa esmeralda, rabioso y submarino. El verde savia del pasto húmedo arrodillado a mis pies. El aire puro inflando lentamente los pulmones azules de una vida dibujada.
Los besos del deshielo.
De los sueños inconscientes de la mujer que escribe con ojos de borra, manos de tinta, y corazón de almizcle.
Estamos en camino.
Centrado y principal. Cubriendolo todo.
Un río me atraviesa.

1 comentario:

josé dijo...

Qué visión paisajista!, esta mañana ha tenido un preludio fantástico, hoy sí que será un bun día!, y no exagero..Mi afecto, amiga.

Me leen...