¨Me reflejo en otras pupilas. Me someto a las igualdades subjetivas de las miradas diferentes...¨

Sortilegios cotidianos

viernes, 9 de mayo de 2008

Desierto de rosas

Toma el reloj de arena por la silueta delicada que divide el paso de los días de, lo sujeta fuerte y lo estrella contra el pasado.
La lluvia fina se esparce en el calendario.
El cristal que la contenía cubre la superficie con pequeñas particulas filosas a ras del suelo,
entonces un paso más y la piel se corta y el alma se desangra.
El camino agrietado se presenta casi intransitable, deviene un sismo bajo sus pies y se le paralizan los ojos.
Dos gotas de sangre azul humedecen lo vivido.
Entonces el tiempo se deshace, se reabsorbe, y se vuelve un médano pequeño, un abismo, tan inmenso, como la playa dorada de los sueños de ayer...

2 comentarios:

Vanina dijo...

super!
me llevó a cada sitio con mucha simplicidad.
hermosa imágen

saludos

natibé dijo...

como dice cerati: el tiempo es arena en mis manos. Pero vos lo dijiste mucho mejor. tanti auguri!

Me leen...