¨Me reflejo en otras pupilas. Me someto a las igualdades subjetivas de las miradas diferentes...¨

Sortilegios cotidianos

domingo, 2 de marzo de 2008

Descartables

Entonces, respiró profundo y desprendió un último suspiro.
Juntó todos los pañuelitos de papel tissue que había desparramados por cada rincón de la casa.
Todos tenían restos de sal. Pedacitos de vida arrancados de la piel y las entrañas. Trocitos de imágenes grabadas en copia fiel.
Pero el material de consuelo estaba terminándose, así que comenzó a usar los centímetros virgenes de celulosa sin lágrimas.
Y aun asi, fue en vano, porque la tristeza seguía rodandole por las mejillas y en poco tiempo ya no hubo descartables que alcanzarán, y la casa se volvió un océano de palabras mudas y deseos agonizantes.
Entonces cobró coraje, junto todo y lo arrojó a la basura. Algunas gotas cayeron desde el lagrimal estrellándose directo al suelo, porque sus manos estaban ocupadas tipeando el teclado al escribir este texto.
Desde siempre le habían dicho, que todo fin es el comienzo de algo, quizás, hermoso.

3 comentarios:

Sandra DOvidio dijo...

Coni, amiga en las lágrimas, llorar limpia la mente, libera los ahogos contenidos, hace circular la adrenalina. Y si, "con cada adios uno aprender" (Jorge Luis Borges).
Besitos Sandra

Androtéx dijo...

lloremos
que si no
las lagrimas contenidas apagan la llama interior
saludos!

Vanina dijo...

el llanto calma

no es una frase de un célebre, de esas que se recuerdan. pero es la frase que me dijo un muy amigo alguna vez: "el llanto calma". Y seguí llorando...

saludos

Me leen...